Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 

ANTIINFLAMATORIOS PARA EL CABALLO

                 JUAN ANDRES CANTOS REQUENA

       (Profesor de Equitación y Jinete de Doma Clásica)

  Continuando nuestra sección: "Remedios naturales para el caballo" hoy hablaremos de algunas plantas cuyas virtudes antiinflamatorias son realmente notables.  
                        Comenzamos haciéndolo del Harpargofito, también conocido como "uña del diablo". Es originaria de África, concretamente  del desierto de Kalahari; de la región de Namibia y de la isla de Madagascar. Los indígenas, nativos del lugar, la han empleado desde tiempos lejanos  debido a sus intensas propiedades antiinflamatorias; por tanto en nuestros caballos la utilizaremos en todos aquellos procesos que cursen con un proceso inflamatorio independientemente del origen que lo ocasione: golpe, artritis…El fruto posee muchas espinas o especies de pequeños ganchos. De ahí su denominación.

Crece arrastrándose por el suelo y su tubérculo contiene tres componentes a destacar: harpargoside, harpagide y procumbide, donde se encuentran sus principios activos que son responsables de sus propiedades tanto antiinflamatorias como analgésicas; lo que  proporciona a la  planta un valor añadido. Generalmente ha sido empleada para el alivio del dolor en procesos artríticos, indistintamente en seres humanos como en animales:caballos, perros, etc; pero teniendo siempre muy presente las cantidades de administración y posología.  
                    Estimula el estómago, consecuencia de sus principios amargos, de forma que ayuda también a mejorar los procesos digestivos; a veces causa de los tan temidos cólicos de nuestros équidos. Solamente sería desaconsejable su utilización en caso de que el caballo tuviese úlcera estomacal o intestinal ya que genera y promueve más acido en el estómago. Por lo demás ningún efecto secundario.  
                    Hemos utilizado el Harpargofito en nuestros animales con resultados sumamente positivos.  
                    Se puede adquirir en polvo, cápsulas o comprimidos. En comprimidos la daremos, mezclados en la comida, en base a unos 15 a 20 gramos por día, repartidos en las diferentes tomas. Si se hace por medio de infusiones (proceso ya explicado en otros números) pondremos sobre unos 8 gramos de la planta, a la que se le añade 3/4 de litro de agua hirviendo. Se podría dar a beber tres tomas diarias.  

Pasemos ahora al  Sauce (Salix alba). Los ingleses la conocen con el nombre de "white willow".Es un árbol que se crece tanto en  Norteámerica como en Europa central y meridional. Su desarrollo ideal lo hace en terrenos pedregosos, arenosos y con un fondo húmedo. Al igual que muchos otros árboles es la corteza la que contiene los principios activos que le confieren su carácter tanto analgésico ya que posee ácido acetilsalicílico, base fundamental de las aspirinas,  como antiinflamatorio. Su corteza fue utilizada para la fiebre y dolores especialmente de orden artrítico. Las acciones analgésicas del sauce son algo lentas; pero de duración mas amplía que los productos de la aspirina.

En infusión, si deseamos darla a nuestros caballos, la prepararemos en base a 8 gramos de corteza hervidos en 3/4 a 1 litros de agua, dejándola hervir durante diez minutos para extraer todos sus principios activos. Esta bebida se puede ir dando en las diferentes tomas que los équidos hagan en el día.. También se comercializan, en tiendas de dietética y herbolarios, extractos de salicina (sauce).

Hablemos de otro arbusto también con propiedades antiinflamatorias. Se trata del Enebro. Llega a tener una altura entre 1 y 2 metros. Sus flores son de una tonalidad violeta azulado desprendiendo un aroma que nos hace recordar el de la canela. Se cría en zonas montañosas y está muy extendido en nuestro país.  
                    Del enebro significar que a efectos curativos para nuestros caballos , son de considerar tanto las hojas como los frutos y su corteza. Los frutos son unas bayas de las cuales se extrae un aceite esencial que contiene pineno, alcanfor y cariofileno. Recordar que el alcanfor ya era muy empleado por nuestros abuelos en el uso  de aliviar torceduras, esguinces, etc tanto en personas como en animales domésticos.. Dicha esencia le impregna de un marcado acento diurético. Se le atribuyen a dicho arbusto propiedades antisépticas y para combatir los hongos, de los cuales no están exentos en vez en vez nuestros queridos équidos.  
                     Podremos utilizar un alcohol que prepararemos para friccionar a nuestros animales y administrar las bayas en infusión para tratar los problemas que las virtudes reseñadas de esta planta ataja.  
                     Como alcohol se macerarán (dejar en remojo 10 o 12 horas) unos 40 gramos de bayas de enebro trituradas durante 10 días en alcohol de 60 grados. Pasado dicho periodo filtraremos el alcohol y lo podremos en una botella de cristal bien cerrada. En infusión podremos dos puñados de las hojas en 2 litros de agua y la daremos a beber a lo largo de la jornada.

  Volver a índice remedios naturales